I scream for ice-cream!

Los tradicionales sabores de fresa, nata, vainilla o chocolate mutan ahora en infinitas posibilidades que, además, adoptan fórmulas veganas o sin gluten ni lactosa.
NATIV
04/07/2023

Los helados son para el verano: disfrutar de uno, ya sea en tarrrina o en cono, mientras uno pasea bajo el sol estival es uno de los pequeños lujos de Ibiza. Desde hace algunos años, además, las opciones se han multiplicado. Nacen nuevos sabores que expanden los tradicionales hasta el infinito y más allá. Y los heladeros comienzan a adaptarse a aquellos públicos que demandan versiones sin gluten, lactosa ni ingredientes de origen animal. “Tener opciones veganas o sin gluten hace que muchos más consumidores puedan acceder”, explica Zen Ong, que regenta AWAN (Los Angeles) y que está considerado uno de los mejores heladeros del mundo.

HELADO DE REMOLACHA, DE PIMIENTOS DEL PIQUILLO, DE TOMATE…

Ong cree que la tendencia más importante actualmente es la de los “sabores desafiantes que sorprenden al consumidor, desde queso en lonchas hasta salsa ranchera, por poner solo dos ejemplos”. Esta explosión de nuevos ‘helados’ también se deja ver en Ibiza, donde pueden pedirse cucuruchos de cebolla asada, arándanos y remolacha, pimientos del piquillo, almendra y bergamota, rúcula, tomate maduro de viña y chocolate de Cuzco y flor de sal… Lo difícil es decidirse (¡y con algunos atreverse!).

Cifras que te dejarán helado…

Los españoles consumen 149 MILLONES DE LITROS de helado al año.

Cada español consume una media de 3,23 LITROS de helado al año.

BALEARES es la comunidad que más helado toma: 5 litros por habitante al año.

El helado de CHOCOLATE es el más vendido.

El país más heladero del mundo es Italia, donde cada persona se gasta 67,47 EUROS al año en ellos.

Data: MAPA and Constanza Business & Protocol School

Más allá de la invención de nuevos sabores, el laboratorio heladero no deja de funcionar. Hay pastry chefs de enorme prestigio como Jordi Roca que han conseguido mezclar incluso temperaturas calientes y frías, poniendo patas arriba un universo que siempre solía ser bajo cero… “Las variaciones en texturas y temperaturas siempre son bienvenidas”, dice Ong, que considera que el sector de la pastelería (y de la heladería en particular) están entre los más innovadores.

El trabajo con las grasas también admite variaciones que dan un distintivo toque mediterráneo al helado. Un ejemplo de ello es la introducción de aceite de oliva virgen extra, lo que permite que los helados tengan una seductora textura cremosa. Una manera perfecta de conseguir un helado diferente, más saludable y también más sabroso.

Comentarios

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments