The Inspiration Issue (II)

El cine, la cooperación y el altruismo; el esfuerzo y el emprendimiento. La arquitectura, la música y el aislamiento. El enriquecimiento cultural o el medio ambiente. Y hasta el drifting, el bronce y el fuego, la Teoría del Inconsciente de Freud o el abrazo de un niño. Son solo algunos de los conceptos inspiradores de nuestra personal selección de gente, asociaciones, lugares o mitos que nos inspiran de la isla de Ibiza. ¡Ilumínate con nosotros!
NATIV
28/02/2023

Pedro Hormigo: El bronce y el fuego

“El bronce me llamó siempre la atención por el papel del fuego en el proceso de creación, por su capacidad de transformar la materia. Cuando fundo el bronce con el fuego es una conexión con la parte primitiva de los humanos, gracias al fuego el hombre evolucionó”, reflexiona Pedro Hormigo, el escultor ibicenco autor de la estatua de Manuel Abad y Lasierra en Santa Gertrudis, el busto de Joan Marí Cardona en Sant Rafel y el monumento al salinero en Sant Francesc de ses Salines. De casta le viene al galgo, su tío Antonio Hormigo Escandell y su abuelo Antonio Hormigo Josefa eran grandes tallistas de la madera.

Una de las grandes satisfacciones de Pedro es haber encontrado “un sistema para fundir propio y efectivo. No me lo ha enseñado nadie, he llegado a él con la experiencia y la práctica, incluso intento mejorar día a día. ¡Hay que seguir evolucionando y aprendiendo a lo largo de toda la vida!”. Las claves para alcanzar objetivos: “Paciencia, sacrificio y romper la rutina; el reto está en encontrar nuevas soluciones e ideas, un trabajo diferente es más estimulante. Pero también hay que aprender a delegar, me aconsejó una vez el artista Julio Bauzá. ¡Yo me haría hasta los tornillos, pero se pierde mucho tiempo”.

Daniel C. Witte: la Sal de Ibiza

Los padres de Daniel compraron una casa en Ibiza a finales de los 50 y con sólo tres meses disfrutó de las primeras vacaciones de muchas en la isla. Para celebrar su 30 cumpleaños invitó a sus amigos de todo el mundo a una paella en El Rey de la Fideuá, en Salines, con vistas a la montaña de sal. En ese momento les dijo a sus invitados: “Voy a poner la sal en bolsas y vendérosla”. 

The Inpiration Issue: Daniel C. Witte, Harvesting the salt of Ibiza

Mientras, en invierno y en Alemania, trabajaba sin pausa en su propia productora de cine y televisión hasta que en 2002 la empresa quebró. Entonces “pensé en inventar algo para vivir, algo por lo que salir de la cama cada mañana. Y enseguida supe que lo que quería era tenía que estar relacionado con Ibiza, pero no era una compilación musical típica ni la clásica camiseta con mensajes. Y entonces recuperé la idea de mi cumpleaños”.

Sal de Ibiza es hoy un producto que se vende en medio mundo, desde Europa hasta Japón, pasando por Corea, EEUU o Canadá. “Un producto embajador de Ibiza”, concreta Daniel, con el ímpetu suficiente para seguir ampliando la línea de productos de la marca. Una idea inspiradora surgida de una crisis, porque sin duda las dificultades inspiran. He aquí el ejemplo.

Fumie Imaoka: sobrevirar sin miedo

“Mi trabajo como mecánico estuvo inspirado por una carrera profesional de drifting D1GP. En 2009 fui a Fukushima a verlo en directo: ¡Cómo me impresionó! Me di cuenta entonces de que los pilotos arreglaban ellos mismos sus coches, por eso sentí que si quería aprender este estilo de conducción, debía aprender esta profesión”.

Fumie Imaoka, natural de Osaka, Japón, lleva más de 25 años viviendo en Ibiza, enseñando japonés; trabajando de traductora e intérprete y de guía turística para agencias de viaje niponas. “Yo abarco mucho y aprieto poco”, bromea. “Me gustaría profundizar más en cada cosa que hago. Mi forma de ser es influencia de mi madre. Siempre me dijo que si quería aprender algo, debía tener un buen maestro”.

Y Fumie, licenciada en Literatura Inglesa, volvió en la isla al Instituto para cursar el grado medio de Electromecánica. Prueba conseguida. Hoy, satisfecha, afirma que “no hay nada frustrante en la mecánica, aunque los estudios podrían ser más prácticos, así no tantos alumnos abandonarían”. Sin embargo, explica, “cuando hago de guía me siento fastidiada, la isla no está preparada para el turismo cultural”.

Y volviendo al motor: cuenta que le inspira su marido, “porque es un médico, ya es especialista, pero también porque desde los 16 años arregla sus motos y es mucho mejor mecánico que yo”.

Jordi Salewski: el político que mira al mar

Si eligió la profesión de geógrafo fue por “poder entender cómo funciona el planeta, la interrelación entre hombres, mujeres y naturaleza, descubrir la sociología, climatología, urbanismo, geología, economía, historia…”. Porque, matiza, “la tierra es compleja, entenderla y mejorar la calidad de vida es un reto constante”.

Dice que nunca ha sentido querer rendirse porque su intención es la de poder reinventarse constantemente, aunque “siempre acabo trabajando para mejorar la isla”. Lo explica ahora, cuando acaba de tomar las riendas de la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ibiza. ¡Mucho trabajo por hacer!

The Inspiration Issue: Jordi Salewski: the politician who gazes to sea

Pero Salewski tiene clara su misión: “Tenemos que cuidar la tierra, nosotros sólo estamos de paso ¡y la estamos maltratando! No podemos imponer nuestro criterio sin tener en cuenta los procesos naturales del mar y la tierra. Cada vez más, por suerte, la gente es consciente de que vivimos en una isla con un territorio y recursos limitados, sin embargo, y me frustra mucho, también hay muchas personas que no tienen interés por más que el beneficio económico inmediato”.

El mayor placer para Jordi, el político que mira al mar, es “estar un rato sentado sobre la arena y observar el Mediterráneo”.

Haz clic si te perdiste la primera parte de The Inspiration Issue

Comentarios

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments